lunes, 12 de enero de 2009

ALHAMBRA





Es domingo en Granada. Granada amanece entre la niebla. El termómetro marca menos 1 grado. Pongo en mi iPod shuffle El amor brujo de Manuel de Falla. Me tomo una cerveza Alhambra en el bar del Parque Federico García Lorca. Al lado de la que fuera casa de veraneo de García Lorca, la Huerta de San Vicente nº6.

El placer de la cerveza, la música de Falla y la cercanía de la casa de veraneo de Lorca no tiene precio. Tristemente, para todo lo demás...

Hace escasos minutos tuve la oportunidad de visitar la casa con una guía (3 euros) y sin posibilidad de hacer fotos. Una pareja de sesentones argentinos y yo eramos los únicos visitantes en todo el día. Enero y mucho frío son una combinación explosiva. La casa fue usada por los Lorca entre el 26 y el 36. Tras el asesinato del poeta parece que toda la familia fue a parar a Nueva York y uno de sus hermanos llegó a ser profesor en la universidad de Columbia.
Tiene gracia ver el piano de Lorca, su cama, la colcha que le hizo su madre, los cajones del escritorio que una vez abiertos muestran restos de tinta, la cocina donde dicen que charlaba amistosamente con las criadas...
Salgo del bar y del parque. Recorro las calles de Granada y me meto en una tetería. Pienso en la amistad que unió a Manuel de Falla y a García Lorca. Y los imagino paseando por la ciudad. Manuel de Falla vivió en Granada entre el 20 y el 39 (cuando se exilió en Argentina). Dicen que Lorca en 1920 se plantó en la casa de Falla y simplemente le dijo que quería ser su amigo. Así empezó una amistad de dieciséis años, hasta la muerte del poeta el 18 de agosto de 1936. Justo un mes después del inicio de nuestra Guerra Civil Española.
Federico García Lorca, Manuel de Falla os quiero porque me eleváis y hacéis belleza eterna y comprensible con las palabras, con la música...
Viene a mi mente un fragmento aprendido en el instituto.
"Voces de muerte sonaron
cerca del Guadalquivir.
Voces antiguas que cercan
voz de clavel varonil.
Les clavó sobre las botas
mordiscos de jabalí."
Sigo paseando por la eterna Granada, no hay duda: hay cuatro ciudades fundamentales en España (Santiago de Compostela, Granada, Toledo y Salamanca). Tuve la suerte de pasar un domingo en una de ellas.

1 comentario:

sticker dijo...

Although there are differences in content, but I still want you to establish Links, I do not
fashion jewelry