miércoles, 10 de diciembre de 2008

MARLBORO LIGHT








Paseo por París y voy pensando en la extraña afición de las guapas parisinas por los feos. Claro que son feos vestidos de negro y con pinta de muy inteligentes, pero es una cosa que sólo veo en París. En el resto de ciudades del mundo van los guapos con los guapos y los feos con los feos, como está mandado. Me acerco al pijísimo barrio de Saint-Germain. Lleno de tiendas caras y exclusivas y casas de lujo. Y en un plis estoy en el 5 bis de la Rue de Verneuil, una casa llena de pintadas y con pinta de abandonada (por fuera). Un pegote en medio del pijerío. Era la casa de Serge Gainsbourg. La mandó construir en 1967 para vivir con Brigitte Bardot y vivió diez años en ella con Jane Birkin. Dicen que la casa tiene unos 130 metros y Charlotte Gainsbourg la quiere convertir en un museo pero por lo que sea no hay acuerdo con las autoridades. Pongo en mi mp3 "Je suis venu te dire, que je m´en vais" y enciendo un Marlboro light. En teoría, la gente pasa por aquí y le tira un paquete de Gauloises o Gitanes al patio, como homenaje. Yo pensaba que estaría lleno de gente. Me guardo un cigarrillo y le lanzo una cajetilla a medias de Marlboro light. Pasa uno y me mira. Me quedo esperando un rato a ver si pasa alguien más y lanza una cajetilla. Mientras espero voy pensando en Serge Gainsbourg. Me gustan bastantes de sus canciones. Su autodestrucción y su actitud vital. Pero tenía cara de ser un gilipollas y un chulo. ¿Cuánta gente le conoce en España? El cinco o el diez por ciento, quizá. Por tanto, su importancia es relativa. Le hubiera venido bien venirse a vivir a Soria para ver que su fama no era para tanto. Nadie lanza una cajetilla. Tengo frío y sigo caminando.

3 comentarios:

jordi sake dijo...

No lo conocia, y porque le tira la gente cajetillas de tabaco al jardin de su casa? curioso. Mañana Gijon. Saludos

lyou dijo...

Peut-être parce que derrière le crapaud se cache le Prince Charmant? :)
Ou peut-être parce que sa personnalité dépassant largement son physique, Serge Gainsbourg est une des personnalités très populaires et chères aux Français, incontournable, un symbole de la provocation ('Aux armes et caetera'), n'hésitant pas à toucher sans complexe aux tabous ('Lemon incest').
La poésie et la subtilité de ses textes ('Comment te dire adieu','Les sucettes'), tant dans le fond que la forme, lui confèrent un côté "chic". Il est connu et apprécié sur plusieurs générations.
Les cigarettes? C'est mieux que de lancer des fleurs!
"Je m'arrête de fumer toutes les cinq minutes."
et "Dieu est un fumeur de Havanes"!
(et je te laisse le soin de faire la traduction si tu en as envie! :p )

oriol dijo...

Pues le tiran cajetillas por todo el culto al tabaco que él tenía en su vida y en algunas de sus canciones.Supongo que por pose y por algo de realidad también. ¡Un saludo!