sábado, 25 de octubre de 2008

DAIQUIRI MULATA













Estoy en casa tomando daiquiri mulata y escuchando "Perfect Day" de Lou Reed. Deseando que alguien me explique el sentido de que Reed lea Vinyoli, Brossa, Espriu y Carner en inglés en Barcelona. Tiene sentido en Nueva York, Sidney, Johanesburgo... Es como si Serrat se fuera a Detroit a leer Allen Ginsberg en catalán.

Ingredientes: Jugo de limón, crema de cacao, Ron Havana Club 3 Años, hielo Frappé.

Sólo he visto una vez a Lou Reed. Fue en la catedral de Barcelona, cuando todavía daban conciertos interesantes en las Fiestas de la Mercè (1998). Recibí la gran lección de mi vida. Aprendí que significa ser masa. La masa nos cargamos una valla que separaba a los borregos de pie que acababamos de llegar de gente que, legitimamente, había estado horas ocupando asientos para ver mejor el concierto. La masa fuimos incapaces de cargarnos la valla donde estaban los vips (recuerdo a Maragall y Serrat). Hubiera sido fácil porque había poca policía. Y hubiera sido genial que vieran el concierto de pie mezclados con la masa. Pero fuimos incapaces pese a que era sencillísimo. Siempre he creído que fue un resumen del porqué de las clases sociales.

Casi a la misma hora que Reed leía (24 de octubre de 2008), el gran escritor cubano Abilio Estévez (1954) hablaba sobre él, Cuba y su literatura en el Casal Lambda. La imagen que da Estévez es de persona normal, razonable (raro para ser cubano, siempre en los extremos por razones obvias). Consciente de tener una obra bastante importante pero consciente de la relativa importancia que eso tiene. Contó que vive en Barcelona desde hace cinco años porque el régimen cubano le empezó a hacer la vida muy difícil y quería ser libre. Que siempre se recuerda homosexual y fue encarcelado por ello en el año 1977. Que espera que, cuando muera Castro, la gran intelectualidad que hay en Cuba influya en el futuro. Que teme que el ala más ultraderechista de Miami se haga el dueño de Cuba. Explicó que le dijo, un día en la Habana, Ginsberg a Virgilio Piñera y el cabreo de éste.

-Virgilio, you are the queen.

Contó como Reinaldo Arenas lloró desconsoladamente en el funeral de V. Piñera cuando él le dijo:

-Virgilio me decía que tú (R. Arenas) eras el más grande escritor cubano desde Lezama Lima.

Dijo que conoció a la madre de Reinaldo Arenas en el año 2000. La madre de Arenas (una campesina) no era consciente del monstruo que había creado, de quien era su hijo en el mundo, al menos en el mundo de las letras hispanas, añado yo.

Al terminar le entregué para que me firmara una edición cubana (ediciones Unión) de "Tuyo es el reino" .

-¡Noo!¡Qué fuerte!¡Has traído un habanero!- se acercaron empleados de Tusquets a mirar el ejemplar que en realidad es posterior a la edición de Tusquets.

"Tuyo es el reino" (1997) es uno de los cien libros más importantes en español de los noventa (según el canon de Oriol). Este libro fue Premio al mejor libro extranjero en el año 2000 en Francia. Novela ambientada en la finca la Isla cerca de la Habana, muy poética, fantasmagórica, de prosa elegante. Completan la trilogía "Los palacios distantes" (2002) y "El navegante dormido" (2008), parece que estos dos libros también están a la altura. Estévez es además un notable dramaturgo según dicen. Y desde LHJC esto es todo.

3 comentarios:

el sake aun sigue sin abrir dijo...

me gustan tus post. No he leido a este, pero parece interesante. me acuerdo de esa Merce, No fui a Lou pero aun me mesclaba con la masa de borregos (soy uno de ellos) y hacia algo. Ahora cada vez menos. Saludos

Anónimo dijo...

Eres el Josep Pla de Hospitalet.Un saludo

Anónimo dijo...

En el momento en que puedes mirar la MASA te conviertes en UNO de ellos. Porque gracias al rebaño destaca la oveja negra.

Un brindis por tus artículos de costumbres (y por tus cócteles también).